lunes, 12 de septiembre de 2011

Vampire Dreams: Cap 6.


No tengo ni idea ya de si hago entradas muy largas, me da esa sensación al menos XDUU pero bueno, heheh tenía muchas ganas de poner la esceita de las flores blancas *3*, esta entrada es un poco gay.....

PD: críticas please ;;

Lo último de la entrada anterior:

-Confíe en mí, si le digo que de ninguna perversión se trata, son cuestiones de mi trabajo, nada más puedo comentarle, acostúmbrese y en especial a mi persona, pues desde el cariño, mi dama, le trato de esta forma –causó una risa irónica en el menor que miró a otro lado incrédulo- Aunque no lo crea y por su bien, debe confiar en mí, y en nadie más, este no es mundo seguro para usted, demasiados secretos, conflictos y demases asuntos que no me están permitidos mencionar –le besó la mano, continuando en parte con el disimulado, haciendo que las mejillas del moreno se marcasen todavía más por su sonrojo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-¿Cómo puedo confiar en sus palabras? Sabe usted parte de mi pasado, ¿cómo osa a pensar que blindo mi confianza a alguien? Eso es algo que tiene que forjarse y demostrar, únicamente le daré la oportunidad para que me demuestre su confianza caballero –levantó la mano, sonriendo con orgullo, mientras la mirada del mayor, se centraba en cada uno de sus palabras y gestos.


-Respuesta adecuada, me imagino que ninguna pista me dará para hacer que confíe en mí –negó con la cabeza Evelyn- os aseguro que lo conseguiré, y os aseguro que no lo consideraré una tarea fácil.


Y realmente no lo sería, estuvo encerrado en una torre hasta tan solo ayer, todo lo que estaba a su alrededor era extraño para él, todavía tenía que conocer muchas cosas, y en especial sobre las personas, no tenía una buena imagen, y al salir de la torre nada mejoró, podría decirse que su imagen acerca del mundo que rodeaba a esa especie en concreto estaba empeorando por momentos, sin embargo y aunque apenas lo mostrase era feliz, el mero hecho de poder caminar y notar el aire en su cara le hacía feliz, ir por donde quisiera y hablar con alguien y lo más importante, que lo escuchara, aunque se tuviese que pasar por mujer, poder hacer todo aquello era lo importante, sin embargo, todas esas cosas solo podría hacerlas con aquel extraño, Dietrich. El resto eran demasiado estirados y preocupados por la apariencia, y él, al fin y al cabo, solo era un niño que quería explorar el mundo que no le habían permitido ver, a pesar de todos los peligros de los que le advirtió. Pero se preguntaba qué pensaría su compañero de todo aquello, en cierto modo le entendía, ese afán de explorar el mundo incluso bajo ese coste. No era un chico ingenuo, en absoluto, pero no era consciente de todo lo que podría pasarle, no podía contarle nada de todo eso. No quedaba otro remedio que mentirle y protegerle, ¿cómo iría a confiar en él si le mentía desde un principio? 

Mientras caminaban contemplaba sus expresiones de asombro y sonreía ver cómo le tiraba de la manga para que se acercaran a algo, una imagen que no se esperaría jamás de un vampiro. Tenía ganas de
abrazarlo, nunca había tenido muestras de cariño, y eso se notaba en cada gesto que le hacía, cuando se fijó de que nadie de la casa los seguía, le miró estaba de espaldas a él, sujetando la sombrilla con ambas manos, viendo las flores blancas de un pequeño jardín, cuando estaba distraído le abrazó, cogiéndole por la cintura. El pequeño se sobresaltó, con un grito ahogado, le miró desconcertado, sin embargo cuando movió sus labios, este los silenció con un beso, lento, suave y fugaz. Cuando separó sus labios, notó que bastante gente les miraba, no sabía del todo por qué hizo aquello, pero estaba claro que no era para disimular, Evelyn agarró con fuerza la sombrilla, mientras se podía leer en sus gestos lo que pasaba por su mente, ¿se había vuelto loco? Pero al mirar alrededor, pensó que lo hizo únicamente para que dieran que hablar, suspiró, pero ese había sido su primer beso, ¡y con un hombre!

-¿Estás mal de la cabeza? Cuando quiera fingir algo, avíseme, ese ha sido mi primer beso, y no es de agrado que fuese con un hombre –murmuró algo molesto, pero comprendiendo la situación, el mayor se rió, ¿dónde se había quedado esa lujuria de los vampiros?  No cuadraba en absoluto con un vampiro- DEJA DE REÍRTE MALDITO –contestó más sonrojado todavía- V-volvamos a casa… -volvió a murmurar cogiéndole del brazo, eso era indignante.

Todo el camino de vuelta, estuvieron bromeando sobre lo anterior, de lo bien que funcionaría, pero Dietrich en el fondo pensaba por qué demonios le había besado, ¿sería porque en aquél momento pensó que era una mujer de verdad? No estaba seguro de lo que le pasaba, ese chico le estaba absorbiendo poco a poco, tenía que hacerse a la idea de que ambos eran hombres, pero ¿por qué tenían que ser tan importantes las apariencias? ¿Qué había de malo en ser como uno realmente es? Tenía que dejar la mente fría, no dejarse llevar, y centrarse en la situación, ya tendría tiempo para pensar, en lo que lo más seguro no tuviese ninguna importancia, seguían caminando al mismo paso, pero Evelyn paró de repente, él también tendría muchos asuntos rondando por la cabeza, pero el mayor sabía que había algo muy preocupante, llevaba muy poco tiempo con Evelyn y ya se sentía tan confuso respecto a todos los ideales…

1 comentario:

  1. Awwwww!!! necesito máaas jaja se empieza a poner muy interesante :3

    ResponderEliminar